Conoce estos ejercicios para reducir la papada

Es común observar que, a medida que envejecemos, nuestra piel se vuelve más flácida y caída. Una zona donde esto se vuelve más notable es en la del cuello, específicamente la papada. Aunque de primeras, esto parezca una situación que no se puede cambiar, a menos que se recurra a la cirugía, lo cierto es que no es así, pues se ha descubierto que mediante una serie de ejercicios se puede reducir la papada.

Conoce estos ejercicios para reducir la papada

Estéticamente es algo que a nadie le gusta, pues se ve hinchado y flácido. Pero gracias a este descubrimiento, y mediante la constancia también, se puede conseguir el resultado que se desea. Por este motivo, conoceremos cuáles son los ejercicios recomendados para reducir la papada.

¡Ejercicios más eficaces para reducir la papada!

A continuación, conoceremos una serie de ejercicios que puedes realizar desde la comodidad de tu casa y que tienen como propósito el reducir la papada.

El beso al aire

Este es uno de los más simples que encontrarás, y tal como su nombre lo dice, consiste en intentar dar un beso al aire. Para ello, debes intentar inclinar tu cabeza hacia adelante y dar el beso, luego regresas a tu posición inicial. Es algo que puedes repetir de 6 a 8 veces. Después, puedes cambiar a intentar dar el beso hacia arriba.

Con este ejercicio consigues estirar y fortalecer la zona muscular mencionada.

Mover la mandíbula

Este ejercicio es muy simple también, al igual que el anterior. Para este debes intentar mover la mandíbula, no la cabeza, de izquierda a derecha. Esto lo puedes conseguir sencillamente moviendo tus dientes de abajo hacia los lados. Recuerda que no debes mover la cabeza. Lo que se desea con esto es que la zona en cuestión se ejercite.

Prueba a alargar la pronunciación de las vocales

Continuando con otro de los ejercicios más sencillos, puedes intentar este que consiste en ponerte de pie frente a un espejo y pronunciar las vocales. Pero esto no es todo, pues el truco es intentar alargar su pronunciación lo más que puedas, con el fin de que la zona de la papada se estire y ejercite.

Intentar alcanzar la nariz con la lengua

Existen algunos afortunados que son capaces de lograr esta hazaña que consiste en tocarse la nariz con la punta de la lengua. Sin embargo, y aunque tú no puedas hacerlo, no deja de ser una excelente forma de entrenar tu cuello y reducir la papada. Para comenzar, podrías intentar hacer repeticiones de hasta 6 veces. Es una forma divertida de conseguir buenos resultados.

Generar tensión en la zona de la papada

Para este ejercicio debes cerrar la boca y apretar tus dientes. Para ser más efectivo, puedes ponerte de pie frente a un espejo para que notes si, efectivamente, estás haciendo bien el ejercicio. Debes poder ver cómo se genera tensión en esta zona de la papada, y mientras más repeticiones realices, mejor será para ti el resultado final.

Es importante mencionar que la constancia será la clave para el éxito. No esperes resultados de un día para otro.

 

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Mario Babiano Garrido .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Hostinger.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.